Animal Político de México en seis ideas

 

Ramón, por Jorge Penné en AnimalPolitico.com

Ramón, por Jorge Penné, en AnimalPolitico.com

Animal Político nació como el perfil de Twitter @pajaropolitico en 2009. Un año después se convirtió en un diario digital que hoy es reconocido como el medio independiente más influyente de México.

Daniel Moreno, su director, explica seis ideas clave de los medios digitales de América Latina desde la experiencia de Animal Político.

1. Los medios digitales no son sólo un nuevo formato. Son nuevos contenidos y nuevos temas.

“Cuando uno habla de medios digitales tiene que cuidar el error de suponer que solo se está hablando de un nuevo formato. El periodismo digital no sólo puede ser un formato diferente sino que tiene que ser contenidos diferentes, con tratamientos diferentes, para públicos diferentes, en narrativas diferentes.

¿Por qué pasarse a un medio digital? Por la necesidad de estar en un medio en el que te reconozcas, por la necesidad de hacer periodismo en el que crees.

En Animal Político sólo somos quince personas. Estas quince personas discutimos nuestros contenidos y le apostamos a hacer un medio horizontal y discutimos cuáles son nuestras prioridades y cuáles son los temas a abordar, partiendo desde la convicción de que los medios tradicionales en México básicamente son reproductores de declaraciones oficiales, defensores del status quo y en esa lógica, el nicho que nos dejan abierto es gigantesco. Los medios tradicionales están lejos de ser espejos fieles de lo que está pasando en nuestro país. Son básicamente espejos fieles de lo que están diciendo los integrantes de la clase política.

El año pasado se hizo un estudio sobre las portadas de los seis principales periódicos de la Ciudad de México. El 50% de las notas de portada son declaraciones, pero no solo declaraciones, son las declaraciones de una sola persona, ni siquiera se toman la molestia de buscar otra. Ese es el periodismo que no podemos seguir haciendo.

El periodismo digital finalmente nos abre la puerta para poder hacer el periodismo en el que creemos. El periodismo digital es no sólo nuevos formatos sino sobretodo la forma de buscar nuevos públicos, nuevas narrativas y sobretodo nuevos temas”.

2. Los medios digitales sí son potencial y efectivamente democratizadores.

“A nosotros nos han dicho muchas veces: ‘en tu país sólo el 50% de la gente tiene acceso a internet. ¿por qué hacer medios digitales en ese contexto?’. Yo respondo: no tenemos el tamaño de la televisión, eso está claro. Sin embargo, los dos periódicos que presumen ser los más grandes en la Ciudad de México tienen ochenta mil ejemplares y los programas de radio que se dicen los más escuchados tienen doscientos mil oyentes. Si sumamos las visitas de los cinco medios digitales más visitados en México -y asumimos que hay mucha gente que visita más de uno entonces no digo que sea un numero bruto- son 25 millones de visitas al mes.

Quizás la única certeza que tenemos en el mundo digital es que mañana habrá mas usuarios que ayer. La brecha digital existe, no hay duda, y eso impide llegar a un grupo de gente de sectores económicos mas empobrecidos y de comunidades, es cierto. Hay que ver el otro lado de la moneda: a quién le llegamos.

Un segundo punto. A nosotros nos está consumiendo un público que no consume otros medios. Cualquier estudio de medios sabe que los lectores de los periódicos tienen más de 45 años y que los lectores de los sitios digitales tienen menos de 30. Animal Político tiene un millón de seguidores en Facebook y el grupo más grande seguidores tiene de 18 a 24 años. El segundo grupo, de 24 a 30. A ese público vamos. Pero vamos no sólo con formato, que es importante, vamos también con una apuesta por los contenidos. Eso tiene que ver con cómo narras las cosas, qué contexto les das, cómo asumes que un lector de 24 años no está interesado en debates políticos de sectores políticos que le parecen absolutamente ajenos. Entonces, además del hablar de la brecha digital hay que decir que los lectores de los medios digitales han optado por no consumir los medios tradicionales.

Entonces: hay millones de personas que no tienen internet, pero esto es un tema que va a seguir caminando e, insisto, mañana tendremos mas usuarios que ayer.

Un tercer punto. Los medios digitales lo que también estamos pudiendo hacer es establecer una conversación con el lector. Nosotros todos los días estamos revisando menciones en Facebook y en Twitter, no solo para ver si nos dijeron que éramos buenos o malos, sino porque ellos nos alimentan la agenda. A mi cuenta personal me mandan un link o un documento, me dicen ‘¿ya viste esta nota?, ¿ya viste este dato?’. Entonces: ellos nos alimentan la agenda, y nosotros tenemos la gran posibilidad de estar revisando qué les interesa, y de conciliar nuestros intereses informativos con los intereses informativos del lector. Y eso también es democratizar la información”.

3. La interacción con los lectores es fundamental para construir la agenda informativa.

Una parte importante de nuestra agenda informativa es ofrecida por los propios lectores, porque los lectores saben que si nos mandan un tuit, o un correo, o postean algo en Facebook, hay alguien del otro lado, que los va a leer, que los va a atender y que les va a decir ‘ya confirmamos o no confirmamos’ y publicamos o no publicamos la nota. Esa parte me importa mucho, porque la mayor parte de los medios tradicionales tiene una cuenta de Twitter que es básicamente automatizada, entonces tu le puedes escribir algo a la cuenta de El Universal, pero del otro lado nadie lo va a leer. Ellos no entienden Twitter como una conversación, nosotros sí y por eso escuchamos los aportes informativos de los lectores”.

4. El impacto de Animal Político y su influencia sobre a clase y el debate político se ha dado de manera paulatina y creciente.

“Yo asumo que la clase política mexicana es mucho más analógica que digital, y es mucho más difícil llegarle en ese sentido. Cuando nosotros arrancamos, yo les decía a los reporteros: “no imaginen que el presidente de la Cámara de Diputados se va a levantar en la mañana, va a prender su computador y se va a preguntar ‘¿que habrá publicado hoy Animal Político?’. En el caso nuestro, el proceso ha sido primero llegarle a los jóvenes, a las organizaciones de la sociedad civil, a los ciudadanos que ejercen su ciudadanía y a partir de eso a la clase política.

Nosotros si creemos que nuestra vocación es llegarle a este público de gente menor de treinta, haciendo periodismo riguroso de los temas que creemos y basado en los mismos principios éticos que cualquier otro periodista. A partir de eso hemos entrado, paulatinamente, a la clase política. Sobre la repercusión del medio, yo creo que todos tenemos el ‘síndrome Watergate’ y la pregunta es ‘cuántos presidentes has tumbado’ para saber qué tanto repercutes. Yo doy un paso atrás. El periodismo es un servicio, un servicio al lector, en eso me concentro.

Ahora, ha habido cada vez más repercusión. Hace un mes denunciamos unas casas construidas por el gobierno para damnificados que por alguna extraña razón no tienen puertas, ventanas ni drenajes. Son bodegas, no casas. Hicimos la nota con fotos, video y demás, y con gusto vimos que la secretaría responsable respondió anunciando públicamente que regresaba a las casas para ahora sí hacer las casas. Ahora nos tocará regresar en un par de meses para ver si es cierto. Este tipo de repercusiones han sido más bien en el último año y medio”.

5. Animal Político no vive bajo la “dictadura del clic”.

“A mi me interesan las visitas, por supuesto. Pero lo que creo que es importante es que las visitas no determinen tu contenido. Nosotros tenemos clara nuestra agenda informativa. Nos dedicamos a los temas que nos interesan, eso es lo que le proponemos al lector, estamos convencidos que esos son los temas que hay que trabajar, y nos hemos encontrado en este tiempo con que hay gente del otro lado que le interesa.

Los clics son el equivalente del rating. En el caso de México, Laura Bozzo es la reina del rating. Si esa es tu apuesta, entonces haz telenotas. Nosotros en este tiempo hemos logrado consolidar un espacio con un numero de lectores no menor, que está bien, pero no somos el sitio más visitado de México y no queremos serlo. Cuando yo veo a mis competidores enloquecidos publicando notas sin un mínimo de rigor, me digo: ‘hasta allá no llegamos’. Nosotros no estamos sujetos a la dictadura del clic. Queremos que nos lean, pero basándonos en el periodismo en el que creemos”.

6. Animal Político no vive de la publicidad, tiene un modelo de sostenibilidad mixto.

“Nosotros no vivimos de publicidad, pero una de las cosas de las que vivimos es la publicidad. Es diferente: si un medio digital sólo vive de la publicidad, su prioridad se vuelven los clics.

Nosotros somos un grupo pequeño, es un gasto controlado, no somos un monstruo. Así que le hemos apostado a tener 4 o 5 fuentes de financiamiento que van desde consultorías, generación de contenidos para medios de otros países, hasta asesoría para la transición de medios impresos a digitales en una provincia en México; y a partir de eso podemos subsidiar el trabajo del periodismo. Para investigaciones largas lo que hemos hecho es apoyarnos en Open Society, NPR, y otras organizaciones, y así hemos logrado algunas cosas.

Tenemos otro sitio que se llama Animal Gourmet que se dedica a estilo de vida, comida, es un sitio mucho más barato, mucho más amable, y ayuda a financiar el periodismo de Animal Político. Al tener varias fuentes de financiamiento mi prioridad no son las visitas, tengo ese privilegio, y creo que esa es la alternativa.

Vamos a arrancar una cosa que se llama “Amigos de Animal”, que es un esquema donde yo les ofrezco a mis lectores unos contenidos específicos, un newsletter y otras cosas, a cambio de una suscripción mensual del equivalente a 3,5 dólares más o menos. Yo les pido que se suscriban por seis meses o un año y así puedo calcular qué puedo hacer con esa cantidad durante ese periodo de tiempo, y yo presentaré informes regulares sobre qué estamos haciendo con ese dinero.

Me he enfrentado 100 veces con el argumento de que en México y en América Latina no hay cultura de pago. Yo digo que eso mismo oíamos hace 5 años con el periodismo digital. Hay que intentarlo. ¿Cuál es el peor escenario? que se suscriban 50 personas. ¿Pero qué tal si se suscriben 2.000? pues resulta tengo recursos para contratar a tres periodistas más dedicados solamente a investigación.

Este modelo ha tenido casos muy exitosos y casos muy desastrosos. En Argentina unos amigos nuestros lo intentaron y no funcionó. En España, El Diario tiene 10.000 suscriptores que decidieron pagar 5 euros al mes. Vamos a intentarlo. Hay formas de verlo. Si el 3 o 4 % de mis lectores deciden darnos 3 dólares y medio financio toda la operación. El discurso más que decirle a mis lectores ‘te voy a dar esto o aquello’, es decirles que generar periodismo independiente es un tema de corresponsabilidad. Es un tema de ida y vuelta”.

Imagen: Ramón, por Jorge Penné en AnimalPolitico.com

[Este texto se editó a partir de la participación de Daniel Moreno en el conversatorio “Construyendo una democracia efectiva: el rol de los medios de comunicación”, organizado por el Centro Carter y el Ceper en noviembre pasado en Bogotá. Moreno participó en el panel “¿Son los medios digitales una alternativa a los medios tradicionales, contribuyen a la democratización de la información?” junto a Juanita León, directora de La Silla Vacía y Pacho Escobar, editor de Las2Orillas. El panel fue moderado por Carlos Huertas, director de Connectas.]

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *